Home / Tratamientos Antiacne / ¿Por Qué Aparece el Acné? Las Principales Causas Desencadenantes

¿Por Qué Aparece el Acné? Las Principales Causas Desencadenantes

Las Principales Causas del Acné

Todos sabemos que al momento del inicio de la adolescencia es cuando suele iniciarse el acné. Este fenómeno se debe a la “revolución” de hormonas – puntualmente andrógenos- que se activan tanto en varones y mujeres durante esta edad. De hecho, 90% de los adolescentes padecen algún tipo de acné, algo que con el tiempo tiende a aliviarse.

El fenómeno tiene que ver con la reacción de las glándulas sebáceas ante esta verdadera lluvia de andrógenos. Y lo hacen justamente produciendo sebo.

Cuando el sebo excesivo –denominado seborrea– se combina con el desprendimiento de las células de la piel, el resultado son los molestos granitos, cuadro que podrá agravarse si las glándulas sebáceas son colonizadas por determinadas bacterias, lo que genera inflamación en la piel y enrojecimiento. De hecho, estos microorganismos, presentes en la piel pero generalmente inocuos, encuentran un entorno ideal para su multiplicación cuando la piel es grasa y brillante. Y es entonces cuando desencadenan este cuadro.

Más allá del inevitable proceso del desarrollo corporal que se da en la adolescencia, y que constituye la principal causa del acné, existen otros factores que lo favorecen.

El acné a edad adulta tiene mayor incidencia entre las mujeres (80%), cuando éstas padecen cambios hormonales. Podrá ser durante el embarazo, menstruación, o ante procesos que desencadenen tales fenómenos, como es el síndrome del ovario poliquístico.

Otros atribuyen a la genética una mayor propensión al acné, al haberse verificado una mayor probabilidad de padecerlo entre los hijos de padres que lo han sufrido.

Finalmente, se ha comprobado que determinados medicamentos, tales como el litio y los esteroides, pueden activar el proceso de acné en personas que ya tenían alguna propensión.

¿Qué cosas NO provocan el Acné?

Así como se han identificado las principales causales de esta dolencia, también se ha podido determinar qué factores no tienen influencia.

Uno de ellos es el de la limpieza corporal. Es común la creencia que indica que si se padece acné es por la poca propensión al aseo personal. Se trata de una idea errónea. Incluso se ha determinado que una limpieza demasiado intensa puede provocar daños, más de lo que genera una escasa. Lo más recomendable en este sentido, es mantener una limpieza facial convencional, es decir lavar el rostro una o dos veces al día como máximo.

El tipo de alimentación tampoco resulta determinante. Si bien una dieta sana siempre será recomendable, en contrapartida no se ha logrado demostrar que la ingesta de alimentos grasos tenga vinculación directa con esta problemática.

En definitiva, conocer estos factores desencadenantes –y también descartar los que no lo son– servirá sin dudas para que puedas ponerte en marcha y encontrar así una solución.

Por fortuna se dispone de una variedad de tratamientos, que no sólo contribuirán a resolver la cuestión estética sino que ayudarán a evitar los problemas psicológicos que conllevan, recuperando de esta forma esperanza, que en muchos pacientes de acné se ve seriamente afectada.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *