Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Tratamientos Antiacne / Cuando el Acné Requiere de un Tratamiento Médico

Cuando el Acné Requiere de un Tratamiento Médico

Tratamientos Médicos Para Ganar la Batalla Contra el Acné

Por más limpiezas, cremas, dietas y trucos, hay determinados tipos de acnés persistentes que no se dejarán vencer aún con todo ese esfuerzo y requerirán de algo más; en tales casos será la hora de buscar algún tratamiento médico.

Se trata de cuadros de acné más graves, denominados pápulopustuloso o conglobata, según su nombre científico. Por fortuna existen tratamientos para este tipo de cuadros, pero como sucede en casi todas las ramas de la medicina, la clave estará en iniciar lo antes posible, para disminuir riesgos y consecuencias, tanto en lo físico como en lo emocional.

4 Tratamientos Contra el Acné

Todos los tratamientos médicos y cosméticos contra este verdadero dolor de cabeza, buscan abordar la problemática valiéndose de herramientas similares.

A lo primero que se acude es a intentar A reducir la producción de sebo, fundamentalmente ajustando la alimentación.

Luego se apunta a acelerar la B descamación en la piel, quitando (mecánicamente) las células cutáneas de la superficie, lo cual ayuda a reducir los problemas de la hiperqueratosis.

En tercer lugar, si el cuadro es algo más intenso, se C tratarán las infecciones de la piel, causadas por los microbios. Y en cuarto orden, se D procurará atacar la inflamación y atenuar las marcas, pústulas y pápulas que hubieran quedado.

En general los médicos de la piel acuden a una serie de agentes o medicamentos que sirven para combatir contra esta dolencia, entre los cuales se incluyen los retinoides tópicos, ácido azeláico, antimicrobianos tópicos, peróxido de benzoilo, antibióticos orales, anticonceptivos orales e isotetrinoína oral, entre otros.

Lo importante es que la utilización de este tipo de agentes sea controlada por un dermatólogo, quien sabrá cómo combinarlos o administrarlos, según la gravedad del caso, siempre en función de los síntomas y su estado de evolución. Además el profesional tendrá en cuenta el tipo de piel del paciente, su edad, género, los medicamentos que esté ingiriendo, estado de gravidez, entre otras variables.

En todos los casos, será necesario también el factor paciencia y constancia. Las soluciones mágicas quedan en otro terreno, ya que cuando se habla de medicina de la piel, es necesario considerar un tratamiento de entre uno y dos meses, o quizás más. Y en este lapso, no siempre se ven resultados positivos o mejoras continuas, lo que hace que en ocasiones, los pacientes se desalienten y abandonen el camino.

De hecho, no es infrecuente que los tratamientos causen efectos secundarios o molestos, como sequedad en la piel o sensibilidad a la luz. Estos efectos adversos pueden ser contrarrestados con productos hidratantes como Eucerin DermoPURIFYER Cuidado Hidratante Coadyuvante, que pueden ser recetados por el dermatólogo, como complemento del tratamiento médico.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *