Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Tratatamientos Faciales / ¿Cómo Quitar los Puntos Negros de la Nariz?

¿Cómo Quitar los Puntos Negros de la Nariz?

¿Cómo quitarme los puntos de la cara (nariz especialmente)?

Feos, desagradables, molestos y resistentes. Así son los puntitos negros, tan inoportunos en nuestro rostro como difíciles de quitar. Una vez que se han pegado a nuestra nariz parecen imposibles de eliminar. Y para colmo de males, no es sencillo hacer prevención de los puntitos negros como tampoco lo es retirarlos. Requieren de precisión, paciencia y mucha voluntad.

¿Por qué Nos Surgen Puntos Negros?

Tanto en hombres como en mujeres, los puntos negros son un padecimiento que suele aparecer en el rostro, principalmente en la nariz, pero también en mejillas, mentón y cerca de los labios. Se trata de células muertas que se mezclan con el sebo natural de nuestra piel. Cuando afloran a la superficie toman ese molesto color oscuro, fruto del simple contacto con el aire.

Muchas personas consideran que los puntos negros son otra fase del acné, aunque esto no es correcto. En cambio sí tienen relación con la grasitud de la piel, cuando ésta es excesiva, y los cuadros suelen manifestarse con mayor intensidad durante los meses de calor.

Tampoco los puntos negros son patrimonio exclusivo de los adolescentes, e incluso tienden a “sobrevivir” hacia edades adultas. Se incrementa la posibilidad de padecerlo en las personas con piel grasa, sobre todo cuando no se toman el tiempo de limpiarla de la manera correcta. Y para esto, debo decirte, será necesario de armarte de paciencia.

La principal batalla contra los puntos negros la podrás dar asegurando una rutina de limpieza a tu rostro, tanto al día como a la noche. Esta necesidad es más apremiante en las personas que transpiran o las que usan mucho maquillaje. La limpieza en estos casos será fundamental.

El secreto en esto es asegurarte siempre de que tus poros estén limpios y cerrados. Y eso se logra lavando con agua fría tu rostro, al menos una vez al día. Humectarlo de manera rutinaria no sólo te ayudará a quitar los puntos negros ya existentes, sino que reducirá también la posibilidad de generar nuevos. Y si te animas, cada tanto una buena mascarilla casera (de avena, yogur o azúcar) te asegurará resultados fabulosos, ya que son exfoliantes de alta efectividad.

¿Y Cómo Hago Para Eliminar mis Puntos Negros?

Aquí viene la parte en la que pones a prueba tu paciencia. Lo bueno de todo esto es que existen diversos métodos, con lo cual podrás elegir el que te resulte más accesible o más cómodo, y en caso de que no funcione, probar con otro. Para que nunca te des por vencido/a, aquí los ocho trucos de mayor eficacia para ganarle la guerra a tus puntos negros.

01 La más lógica, natural y difundida manera de quitarte los puntos negros es aprovechar cuando sales de una ducha caliente y apretar tus puntos negros uno por uno. Es importante dejar que el agua caliente golpee tu rostro para que de ese modo expandir tus poros. Al oprimirlos, hazlo con suavidad y sin apuros. Evita los “uñazos” para que el remedio no sea peor que la enfermedad. También puedes intentar extraerlos con tu pinza de depilar. Sé que este truco no es la opción más viable, pero debemos empezar con los métodos más rústicos.

02 Vamos a ponernos algo más audaces y utilizaremos pegamento escolar (lo ideal es cola blanca, siempre que no sea tóxica) y carbón vegetal. Iniciaremos el tratamiento dilatando los poros del rostro, algo que puedes lograr con una toalla caliente sobre tu cutis, o bien con una ducha o un baño de vapor. Luego de secar la piel, aplica una pequeña dosis del pegamento mezclado con una cucharada del carbón vegetal en la zona afectada y espera hasta que esté seco por completo.

Una vez que esté bien dura, la quitas como si fuera una cinta adhesiva. Si has hecho las cosas bien, verás que saldrá con varios puntitos pegados y sus raíces. ¡Bingo!

mascarilla-puntos-negros

03 Otro método es utilizar un cepillo de dientes en desuso y un poco de dentífrico. Luego de aplicada la pasta, lo que cepillarás no serán tus incisivos sino tu cutis. Pero antes debes mojar piel y cepillo con agua tibia. Una suave cepillada antes de ir a dormir terminará “descabezando” los puntos negros y limpiando esos poros afectados. Luego lávate bien el rostro, y cierra el proceso con una buena crema hidratante.

04 Un exfoliante suave puede resultar un excelente aliado para eliminar las células muertas. Puedes usar una preparación casera, o bien ir a la farmacia y comprar algo más desarrollado. Es importante que prepares tu piel, secándola bien con suaves golpecitos de toalla. El siguiente paso será colocar una compresa húmeda para que suavice tus puntos negros. Con diez minutos alcanza.

Luego deberás secar bien tu cutis para comenzar a quitar los puntitos. Si quieres evitar dejar marcas sobre tu piel, puedes armar bolitas de algodón y colocarlas en la punta de tus dedos. Así evitarás que resbalen por el rostro y prevendrás que las uñas te dejen marcas.

05 Otro buen método es aplicar una preparación de jugo de lima, aceite de almendras y glicerina. Todo en partes iguales. Aplica todas las noches esta loción en tu rostro, dejándola actuar unos 15 minutos como mínimo. A continuación lávate el rostro. Verás que no sólo se reducen los puntos negros sino que desaparecen otras manchas.

06 Para seguir con las preparaciones caseras, en este caso lo que haremos es batir una clara de huevo y aplicarla en todo el rostro. Asegúrate de que cubra principalmente las zonas críticas. Luego debes colocar paños de papel higiénico o servilletas de papel de modo tal que cubran todas las áreas afectadas. Sé que no te verás muy guapa, pero debes quedarte así una hora, hasta que todo se haya secado bien y el papel se encuentre duro. Tu tarea será ahora quitarlo con suavidad. Cierra el proceso enjuagando tu rostro con agua tibia y secándolo sin frotar, para no generar un exceso de abrasión.

07 En este caso vamos a utilizar un poco de aceite de oliva o de almendras. Antes deberás enjuagarte el rostro con agua tibia. Ya lo sabes: es para que los poros se abran.

Luego, en la punta de una toalla colocas un poco de aceite y le agregas pasta de dientes. De manera suave pero firme a la vez, aplica esta preparación sobre las áreas afectadas. Un buen masaje en círculo funcionará muy bien.

Espera unos cinco minutos y enjuágate con agua tibia.

08 Utilizando agua hirviendo, calienta una toalla. Asegurándote de no quemarte, colócala sobre tu rostro unos diez minutos o hasta que sientas que ya está fría. Luego de quitarla, lava tu rostro con agua caliente y un jabón neutro. Al momento de enjuagar, utiliza agua fría de modo que se tapen los poros. Antes de terminar, aplica un buen humectante que no contenga aceites, y con un poco de alcohol masajéate durante unos minutillos. Enjuaga y habrás concluido.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *