Home / Tratatamientos Faciales / ¿Cómo Hacer un Exfoliante Facial Casero?

¿Cómo Hacer un Exfoliante Facial Casero?

¿Cómo Exfoliar tu Piel Desde la Comodidad de tu Casa?

Son muchas las personas que se quejan por el alto costo de las cremas para el cuidado del cutis. Si eres una de éstas, te traigo una buena noticia: con ingredientes caseros puedes prepararte un excelente compuesto para tratar tu rostro, sin necesidad de recurrir a productos químicos.

Será tan sencillo como combinar miel con azúcar. La primera te ofrecerá generosamente sus propiedades hidratantes y antibacterianas; pero además, su combinación con la segunda permitirá que a lo anterior se le sume el proceso de exfoliación, tan necesario. De la combinación tendrás una mascarilla que exfoliará tu piel con gran sencillez, efectividad, y a bajo costo. ¿Comenzamos?

01 Como en todo tratamiento de belleza facial, el primer paso será una limpieza. Lava tu cara con un producto suave, ya que de la limpieza profunda se encargará el exfoliante. Por eso será indispensable no irritar tu cutis en este primer paso. Al finalizar, seca tu cara con una toalla.

02 La preparación del compuesto es sencilla. Usando una cuchara sopera, mezclas en un tazón una cucharada de azúcar con tres de miel. Conviene que quede con una consistencia gruesa. Si la miel es demasiado líquida, compensa agregando más azúcar. Lo mismo ocurre al revés. El punto ideal es que si pones un poco de la mezcla sobre tu dedo índice, no se deslice con facilidad, ya que lo mismo sucedería cuando la coloques en tu rostro.

azucar-miel-exfoliacion

03 Ya tendrás lista la preparación para aplicarla como mascarilla sobre tu cara. Hazlo con cuidado y con movimientos suaves, ya que estarás generando un efecto abrasivo sobre tu piel y no desearás que quede irritada. Ten paciencia, será tu aliada.

04 Ahora, a relajarse. Con la mascarilla en tu rostro, será momento del relax. Ajustas tu cronómetro para que te avise en 25 minutos, y tómate ese tiempo para olvidarte por un momento del mundo y sus problemas.

Una buena idea es cortar dos rebanadas de pepino para darle un alivio refrescante a tus ojos. El momento es ahora si es que quieres agregar este paso tan disfrutado por el común de la gente. Y te recomiendo poner una toalla sobre tu pecho, esto por las dudas si llegará a gotear la miel.

05 Pasó el tiempo establecido. Todo muy bien, sin embargo sonó tu alarma y ya es el momento de retirar la mascarilla. Humedece tus manos y con ellas comienza a frotar el compuesto sobre tu piel. Allí comienza el efecto exfoliante de los granos de azúcar, que “raspan” las células muertas y dejan surgir las nuevas. Pero no exageres, ni en la presión ni en el tiempo. 45 segundos serán más que suficientes, pero tal vez deban ser menos si es que tu piel es muy sensible.

Al finalizar, enjuaga de manera abundante tu cara usando agua tibia para eliminar todo rastro del preparado. Le seguirá aplicarte un buen tónico e hidratante. Y prepárate para asombrarte cuando te asomes al espejo: verás una piel radiante y luminosa.

Esta es una receta para una buena exfoliación facial la cual ha funcionado en muchas otras personas a lo largo del tiempo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *